Nuestra Filosofía
En Explora creemos en la libertad de elección, en la comunidad y en el aprendizaje de toda la vida.

Acerca

En Explora creemos en el cambio y en el aprendizaje permanente. El mundo está cambiando, y estamos convencidos de que para poder evolucionar como seres humanos y como sociedad, necesitamos tomar parte activa en ese cambio. Lo hacemos promoviendo un cambio en nuestra perspectiva, pensamiento, consciencia y estilo de vida. Nos encargamos de nuestras vidas, adoptando la libertad para nosotros mismos y nuestras familias, para poder vivir nuestra vida a su máximo potencial. 

Ir en contra de la norma y abrirse a nuevas formas de vivir que existen fuera de la vida convencional, requiere valentía. Sin embargo, sabemos por experiencia, que también puede ser una experiencia fascinante y emocionante, que genera un proceso divertido y liberador de aprendizaje y crecimiento. Cuando eso sucede en relaciones que valoran la confianza, el respeto, la equidad, la autonomía, la reflexión, el juego y la conectividad, empodera a todos los miembros de la comunidad.

En Explora queremos dejar atrás el estilo de vida lleno de estrés, favoreciendo un ritmo apacible donde tengamos tiempo para disfrutar nuestras vidas y en donde el aprendizaje por y para la vida no sea solamente un cliché, sino una realidad. Una filosofía de educación autodirigida celebra la elección y la autonomía de todas las personas, y confía en que cada individuo (sin importar su edad) es capaz de determinar lo que quieren aprender, cuándo lo quieren aprender y cómo lo quieren aprender. En Explora los aprendices diseñan su propia educación. Están motivados porque persiguen lo que les interesa, son apasionados porque se involucran en y exploran lo que aman y son independientes, haciendo cada día elecciones que son relevantes y llenas de sentido para ellos. En Explora los niños, jóvenes y adultos son libres para aprender.

 

Nuestros Valores

Tenemos derecho de aprender libremente. Todos tenemos talentos, pasiones e intereses únicos. Aceptamos a cada ser humano tal y como son, y construimos una comunidad y un entorno que da lugar a aprender a través el hacer de y con las personas que nos rodean. No avergonzamos y no castigamos. Proveemos de un entorno para que las personas florezcan como las personas únicas que somos. Apoyamos a nuestros niños y jóvenes en la manera que quieren aprender y cuándo quieren aprender, sin que ellos sientan la presión de conformarse a las expectativas de nadie. 

Aprender es natural. Pasa en todas partes, todo el tiempo.  Hemos tejido intencionalmente nuestro programa en el telar de Puerto Escondido, Oaxaca, donde nuestros paisajes culturales y naturales son igual de importantes para el entorno de nuestro aprendizaje que las paredes de nuestro espacio físico. Creemos que el futuro de la educación es local, enfocado en la comunidad, democrático, inspirado en la naturaleza y basado en el juego y en los proyectos. Cada día, los aprendices de Explora definen lo que “educación” significa y cómo se ve. 

Aprender pasa en comunidad. Nuestra comunidad está llena de individuos que tienen sus intereses individuales y que sacan inspiración de varias fuentes. Al ser compartidas estas inspiraciones con los demás miembros, resuenan a través de la comunidad entera. La curiosidad de un miembro puede encender la pasión de otro.

La curiosidad es innata y un catalizador de todo aprendizaje. Empoderamos a que los aprendices tomen sus propias decisiones informadas y a que persigan sus intereses individuales. Confiamos en los niños y en los jóvenes, y los apoyamos en su autodirección a través de herramientas y prácticas ágiles en constante evolución. Al autodirigirse, las personas desarrollan curiosidad e involucramiento. Los niños también son personas.  

La experiencia es el mejor maestro. Las personas aprenden más de su cultura y del contexto, que del contenido que se les enseña. En Explora adaptamos continuamente nuestras herramientas de comunicación para facilitar la creación de una cultura educativa inspiradora y apoyadora. Nuestro entorno de aprendizaje libera a los aprendices a que sean ellos mismos, y a ver las ilimitadas posibilidades en el mundo alrededor. Abrimos intencionalmente las puertas a nuestra comunidad a que usen el mundo como su salón, mientras los aprendices van acumulando experiencias con sentido para componer sus planes individuales de estudio. 

Nuestro medidor de éxito es la felicidad. Nos esforzamos para crear una comunidad ágil llena de experiencias de aprendizaje intencionales y experimentales, impulsado por los miembros. Observando el juego, la risa y la alegría mientras esto sucede, nos asegura que lo estamos haciendo adecuadamente, y nos inspira a seguir facilitando oportunidades para nuestros miembros de divertirse mientras aprenden. 

Una vida sin estrés es un catalizador de aprendizaje. Buscamos la alegría, con el enfoque de que las cosas sean ligeras y divertidas, y operamos a ritmos fuera de las expectativas convencionales llenas de estrés. Tomamos nuestro tiempo y espacio para el diálogo, la exploración y el satisfacer nuestras necesidades humanas básicas. 

El confiar es la base del aprendizaje libre. Cuando sabemos que nuestros instintos, necesidades y emociones son valiosos, confiamos en nosotros mismos y en los demás. Eso nos lleva a un espacio donde podemos tomar riesgos y explorar nuestros intereses y compartir nuestros aprendizajes con otros.  

El auto-conocimiento y el éxito se logran a través del ciclo de aprendizaje: Intención – Creación – Reflexión – Compartir. Creamos un entorno en el cual se valoran los principios de elección y de libertad, junto con el desarrollo de conexiones con sentido entre aprendices, facilitadores y la comunidad. El ciclo de aprendizaje sostiene esta labor mientras cada día, los aprendices fijan sus propias intenciones, eligen participar en los ofrecimientos grupales y forman equipo con más aprendices al compartir intereses.

La libertad y la confianza son catalizadores de un cambio mundial. Estamos convencidos que haciendo estos cambios hacia un ritmo más libre y natural del aprendizaje en nuestras vidas individuales así como colectivas, nos estamos moviendo hacia una manera de vivir más armoniosa y pacífica, donde valoramos la dignidad de cada individual, creamos relaciones auténticas, fortalecemos nuestra comunidad y profundizamos nuestros valores, contribuyendo a un cambio positivo en el mundo.